Síndrome del ciclista o síndrome del Nervio pudendo

Lic. Manuela Illarramendi

El nervio pudendo forma parte del plexo sacro S2-S4, el 20% de sus fibras son motoras, el 50% son sensitivas y el 30 % son autonómicas. En su recorrido atraviesa el canal pudendo formado por los músculos obturadores. Durante el ciclismo, los impactos repetidos en la región perineal, la compresión de los músculos elevador del ano, obturador interno y piriforme, y los ligamentos sacroespinosos y sacrotuberosos, aumentan la presión de la zona provocando mayor fricción en el canal.

Este síndrome se caracteriza por un dolor severo y punzante en todo el recorrido de dicho nervio. Sus síntomas principales son el adormecimiento de la zona genital y disfunción eréctil.

adamomenroadracing-1

Que lo causa? Son varias las razones que pueden provocarlo, entre ellas: un traumatismo de la zona, un tumor, una infección, el parto, aparecer como consecuencia de una cirugía o por micro traumas repetidos en la zona, por ej.en el ciclismo.

Su diagnóstico suele confundirse con otras patologías y no existe un test diagnostico confiable para corroborarlo, por esa razón suele demorarse de 2 a 10 años hasta ser diagnosticado.

Dicho nervio puede estar afectado por estiramiento o compresión lo que provoca una isquemia que genera un cambio en la microestructura intraneural causando fibrosis o inflamación que retrasaran la señal nerviosa.

En cuanto al ciclismo, la posición biomecánica adoptada durante el pedaleo favorece la compresión de la zona perineal por el contacto con la punta del asiento, principalmente la postura hacia adelante con los brazos apoyados sobre el manubrio (acoplado).

Su presentación clínica es muy variada debido a los múltiples sitios donde puede sufrir el atrapamiento y a sus funciones. El adormecimiento de la zona genital es, en la mayoría de los casos, el primer signo de alerta. Las disfunciones eréctiles, no son raras en estos casos, del 13% al 24% de los ciclistas presentan este síntoma asociado al anterior. Los primeros signos de dolor y parestesia pueden, con el tiempo, distribuirse hacia la cadera, región interna de muslo y abdomen dando un cuadro un tanto confuso y dificultando el diagnóstico. Los síntomas suelen disminuir al adoptar una posición acostado o parado.

Al examen físico los síntomas suelen presentarse cuando el kinesiólogo comprime el nervio pudendo. Muy probablemente también se encuentre cierta tensión del músculo obturador interno. Otra forma de despertar los síntomas es al realizar pasivamente movimientos de rotación interna y externa de cadera, aducción y abducción resistida con la cadera en 90 de flexión.

En la mayoría de los casos no requieren de un tratamiento, sino que resuelven espontáneamente luego de un periodo de reposo. En caso de no ser así, se puede optar por el bloqueo del nervio o la descompresión quirúrgica.

Para aquellos que practican ciclismo ya sea de manera profesional o con una alta frecuencia, es recomendable realizar un estudio biomecánico, denominado bike fitting. El mismo se basa en el análisis de la postura del ciclista y la realización de los ajustes necesario para alcanzar la posición más ergonómica y con menor probabilidad de lesión.

Este estudio, se basa en la utilización de una cámara 3D que decodifica las señales emitidas por marcadores infrarrojos colocados sobre el cuerpo del ciclista durante el pedaleo en su bicicleta sobre un rodillo. A partir de allí, se crea un modelo 3d en tiempo real. Por medio de un software especializado llamado Retül se analizan los datos obtenido con este modelo y se realizan los ajustes necesarios sobre la bicicleta, adaptando los diferentes elementos de la misma al cuerpo del atleta”.

Para aquellos que practican el ciclismo de manera recreativa, como medidas preventivas se sugiere chequear la forma y el diseño del asiento y en caso de ser necesario cambiarlo por uno más ancho o usar cobertores de gel que disminuyan el impacto.Actualmente existe una variedad casi infinita de diseño de asientos centrados en distribuir el peso y llevarlo de la zona perineal a las tuberosidades isquiáticas. También se puede colocar al asiento con una leve inclinación hacia abajo, para evitar la hiperpresión perineal. Por otro lado, hoy en día, la tecnología aplicada a la indumentaria ha desarrollado modelos con amortiguación en la zona para evitar este síndrome. Tampoco se debe olvidar, que el descanso durante las jornadas largas de pedaleo es sumamente importante, como así también, levantarse del asiento por 20 o 30 seg. cada 20 min.