FASCITIS PLANTAR: Una revisión basada en la evidencia

Lic. Diego Méndez

 

La Fascitis Plantar (FP) desde su primera descripción ha seguido los pasos de las tendinopatías convirtiéndose en Fasciosis Plantar para terminar siendo Fasciopatía Plantar. Como ya he dicho en varias ocasiones, estamos en un momento de hiperevidenciar todos los hechos médicos, por lo que realmente no sabemos si los síntomas de la FP son realmente causados por la degeneración de la inserción de la fascia en el tubérculo medial del calcáneo, por ésta razón tranquilamente podría llamarse a esa entidad: Dolor de Talón. Básicamente podríamos decir que llegamos al punto de no estar seguros de nada y estamos orgullosos de eso.

No es mi intención hacer una descripción extensa de toda la patología, sino solo recorrer algunos puntos importantes de la misma y detenerme en el diagnóstico diferencial y el abordaje terapéutico.

 

Espolón Calcáneo ¿importa?

Como ya todos sabemos, el espolón calcáneo es una calcificación de la inserción proximal de la fascia plantar en el tubérculo medial del calcáneo que se produce por la tensión repetida de la fascia. Ah, no?

El espolón calcáneo (debe ser mayor a 2 mm para llamarse de esta forma) según Moroney et al (2014) tiene una prevalencia mayor en personas que presentan FP (45-85%) en comparación con asintomáticos (10-63%) y, al igual que la FP, tiene como uno de los factores de riesgo fundamentales para su aparición un Indice de Masa Corporal elevado. Se piensa que la relación entre éstas dos entidades (FP y espolón) no es causal sino que estaría generada porque comparten a la obesidad como predisponente y nada tendrían que ver entre sí. De hecho, el espolón calcáneo no suele formarse en la inserción de la fascia plantar sino en la del flexor corto de los dedos o el abductor del hallux; y su trabeculado óseo presenta una dirección vertical sin seguir la líneas de tensión de la fascia plantar.

 

¿Cómo llegar al diagnóstico?

El diagnóstico de la FP se puede realizar sencillamente a través de la Anamnesis y el Examen Físico sin una necesidad imperiosa de solicitar exámenes complementarios y, como dije anteriormente, no voy a detenerme en lo que todos conocemos, sino solo en algunos puntos clave.

Si hay algo que me fascina es el estudio de los diagnósticos diferenciales. La mayor parte de las veces, se logra identificar la patología que padece el paciente frente a nosotros desde la anamnesis, aunque nunca está de más poder fundamentarla con algunas pruebas o maniobras clínicas.

Sindrome del Tunel Tarsal

Este es el mayor diagnóstico diferencial que debemos hacer. Gran parte de los dolores de talón están generados por la compresión del nervio tibial posterior (o alguna de sus ramas) durante su pasaje por el túnel tarsal.

La compresión más comúnmente encontrada es la del primer ramo del nervio plantar lateral (rama del n. tibial posterior) entre los músculos abductor del hallux y el cuadrado plantar. Es la responsable del 15-20% de los dolores crónicos de talón.

El dolor suele tener, como es de esperarse, características de dolor neuropático (dolor de características específicas que puede aparecer en reposo y presentar alteraciones sensitivas; y suele aparecer también por la noche debido a la congestión venosa producto de la posición del cuerpo). El punto doloroso más importante suele estar en relación a los músculos arriba mencionados y no tanto a la inserción proximal de la FP.

Existen dos tests que pueden darnos confianza para diagnosticar esta patología:

  • Test neurodinámico de flexión dorsal y eversión positivo. Se posiciona el pie del paciente en esa posición para poner en pretensión el nervio que deseamos evaluar y se procede a realizar una elevación activa de la pierna recta (EAPR) manteniendo los parámetros a nivel del pie. Esto pone en tensión el nervio y no así la FP (Coppieters et al, 2006). En caso de que el dolor aparezca, o se incremente si ya hubiera aparecido durante la pretensión, se considera al test positivo.
  • Test de flexión plantar e inversión positivo. Esta maniobra reduce el volumen del túnel tarsal generando los síntomas.

Es importante destacar que ambos tests arriba descriptos deberán reproducir exactamente el síntoma de consulta. En caso de aparecer dolores, sensaciones de estiramiento o cualquier otro síntoma que no sea la exacta razón por la que concurre el paciente, los tests se consideran negativos y no soportan el diagnóstico.

 

Edema o lesión ósea del calcaneo

Para descartar o consolidar este diagnóstico debemos prestar especial atención, como ya hemos mencionado, a la anamnesis en busca de dolor que puede aparecer en reposo, dolor que te despierta por la noche y podemos encontrar una historia de algún traumatismo o caminata prolongada sin calzado.

En caso de que el paciente sea corredor, debemos analizar la técnica de carrera y el calzado con el que la realiza en búsqueda de la causa.

Clínicamente podemos encontrar un panículo adiposo de talón adelgazado, aunque no es una condición excluyente. La localización del dolor suele ser un poco diferente a la encontrada en los pacientes con FP y, a la palpación, el signo de squeeze o compresión lateral del calcáneo suele ser positivo. En ésta maniobra se pinza el calcáneo desde medial y lateral y se comprime en búsqueda de dolor.

Podemos corroborar esta sospecha solicitando una resonancia magnética en búsqueda del edema óseo que puede estar indicando o no una lesión ósea más importante. En este caso, la derivación a un traumatólogo de confianza es necesaria.

 

¿Como abordar a la FP?

El anterior esquema representa el camino terapéutico basado en la evidencia actualizada y pasaré a recorrerlo en el texto a continuación.

Lo primero que debemos hacer cuando nos llega un paciente con sintomatología atribuible a una FP es descartar que la misma no tenga un origen neurológico, óseo, de otras partes blandas y/o discal (para éste último recomiendo la utilización de MDT – McKenzie). En caso de que la respuesta a todos estos interrogantes sea negativa y ratifiquemos su condición de Fasciopatía Plantar, debemos identificar la presencia o ausencia de los siguientes factores de riesgo y abordarlos terapéuticamente en caso de que estén.

  • IMC elevado: interconsulta con nutricionista
  • Limitación en la movilidad de tobillo (flexión dorsal) y/o hallux (extensión)
  • Pie plano o cavo
  • Retropie hiperpronado
  • Retracción de la cadena posterior

La corrección de los factores de riesgo intrínsecos encontrados durante la evaluación lo acompañará al paciente más allá del momento del alta y serán los encargados de disminuir las probabilidades de recidivas.

En cuanto al tratamiento sintomático, debemos abordar los siguientes puntos:

 

  • Dosificación de la carga de entrenamiento o laboral

 

  • Estiramiento de la FP y del tríceps sural: 5 series de 20 segundos, 2 veces por día es la dosificación que refiere mejores resultados
  • Terapia manual en FP y tríceps: inhibición de puntos gatillo manualmente o a través de punción seca (menor respaldo)
  • Calzado amortiguado: la FP se relaciona con actividades deportivas y/o laborales que requieran de una pedestación prolongada, si a esto se le suma un calzado con suela delgada o descalzo, la prevalencia aumenta (evidencia moderada).
  • Brace nocturno: por lo menos durante el primer mes de tratamiento, la implementación de un brace con 5° de dorsiflexión de tobillo y 30° de extensión metatarsofalángica, mejora la sintomatología en 88% de los pacientes y las mejoras se mantienen por al menos 6 meses.
  • Tape antipronación: el vendaje para evitar la pronación del retropié tiene buenos resultados sintomatológicos. Las plantillas o taloneras en cambio, no parecen tener un efecto beneficioso significativo aunque no existen estudios “serios” al respecto.

Si el resultado obtenido con el abordaje anterior es positivo, solo nos queda progresar funcionalmente para que la FP vuelva a lograr la capacidad de soportar tensión mediante ejercicios excéntricos que involucren primero la triple flexión y luego el gesto deportivo. Si los resultados no son positivos, podemos intentar generar un cambio incorporando al abordaje MEP u Ondas de choque.

Si el resultado sigue sin ser positivo, debemos considerar la infiltración y, por útlimo, la cirugía. No es mi intención sumergirme en las explicaciones de estos temas ya que no es mi área y sólo podría hablar desde la bibliografía consultada. De cualquier forma, rara vez deberíamos llegar a utilizarlos. El pronóstico de evolución es positivo en un 82% de los casos dentro de los 12 meses, volviendo a niveles de actividad previos a la aparición de la sintomatología.

 

BIBLIOGRAFIA

  • Moroney P., O´Neill B., Khan- Bhambro K., O´Flanagan S.; The conundrum of calcaneal spurs; Foot and Ankle Specialists; 2014.
  • Coppieters M., Alshami A., Babri A., Souvlis T; Strain and excursion of the sciatic, tibial and plantar nerves during a modified straight leg raising test; J Orth Res, 2006.
  • McPoil T., Martin R., Cornwall M.; Heel pain – Plantar Fasciits: A clinical practice guideline; J Orthop Sports Phys Ther, 2008.
  • Weber J., Vidt L., Gehl R.; Calcaneal stress fractures; Clin Podiatr Med Surg, 2005.
  • Waclawski E., Beach J., Milne A.; Systematic Review: plantar fasciitis and prolonged weight bearing; Occupational Medicine, 2015
  • Sweeting D., Parish B., Hooper L.; The effectiveness of manual stretching in the treatment of plantar heel pain: a systematic review; J Foot and Ankle Res, 2011.
  • Powell M., Post W., Keener J.; Effective treatment of chronic plantar fasciitis with dorsiflexion night splints: a crossover prospective randomized outcome study; Foot Ankle Int, 1998.
  • Hyland M., Webber-Gaffney A., Cohen L.; Randomized controlled trial of calcaneal taping, sham taping and plantar fascia stretching for the short-term management of plantar heel pain; J Orthop Sports Phys Ther, 2006.
  • Cotchett M., Munteanu S., Landorf K.; Effectivenes of trigger point dry needling for plantar heel pain: a randomized controlled trial, Phys Ther, 2014.

Síndrome del ciclista o síndrome del Nervio pudendo

Lic. Manuela Illarramendi

El nervio pudendo forma parte del plexo sacro S2-S4, el 20% de sus fibras son motoras, el 50% son sensitivas y el 30 % son autonómicas. En su recorrido atraviesa el canal pudendo formado por los músculos obturadores. Durante el ciclismo, los impactos repetidos en la región perineal, la compresión de los músculos elevador del ano, obturador interno y piriforme, y los ligamentos sacroespinosos y sacrotuberosos, aumentan la presión de la zona provocando mayor fricción en el canal.

Este síndrome se caracteriza por un dolor severo y punzante en todo el recorrido de dicho nervio. Sus síntomas principales son el adormecimiento de la zona genital y disfunción eréctil.

adamomenroadracing-1

Que lo causa? Son varias las razones que pueden provocarlo, entre ellas: un traumatismo de la zona, un tumor, una infección, el parto, aparecer como consecuencia de una cirugía o por micro traumas repetidos en la zona, por ej.en el ciclismo.

Su diagnóstico suele confundirse con otras patologías y no existe un test diagnostico confiable para corroborarlo, por esa razón suele demorarse de 2 a 10 años hasta ser diagnosticado.

Dicho nervio puede estar afectado por estiramiento o compresión lo que provoca una isquemia que genera un cambio en la microestructura intraneural causando fibrosis o inflamación que retrasaran la señal nerviosa.

En cuanto al ciclismo, la posición biomecánica adoptada durante el pedaleo favorece la compresión de la zona perineal por el contacto con la punta del asiento, principalmente la postura hacia adelante con los brazos apoyados sobre el manubrio (acoplado).

Su presentación clínica es muy variada debido a los múltiples sitios donde puede sufrir el atrapamiento y a sus funciones. El adormecimiento de la zona genital es, en la mayoría de los casos, el primer signo de alerta. Las disfunciones eréctiles, no son raras en estos casos, del 13% al 24% de los ciclistas presentan este síntoma asociado al anterior. Los primeros signos de dolor y parestesia pueden, con el tiempo, distribuirse hacia la cadera, región interna de muslo y abdomen dando un cuadro un tanto confuso y dificultando el diagnóstico. Los síntomas suelen disminuir al adoptar una posición acostado o parado.

Al examen físico los síntomas suelen presentarse cuando el kinesiólogo comprime el nervio pudendo. Muy probablemente también se encuentre cierta tensión del músculo obturador interno. Otra forma de despertar los síntomas es al realizar pasivamente movimientos de rotación interna y externa de cadera, aducción y abducción resistida con la cadera en 90 de flexión.

En la mayoría de los casos no requieren de un tratamiento, sino que resuelven espontáneamente luego de un periodo de reposo. En caso de no ser así, se puede optar por el bloqueo del nervio o la descompresión quirúrgica.

Para aquellos que practican ciclismo ya sea de manera profesional o con una alta frecuencia, es recomendable realizar un estudio biomecánico, denominado bike fitting. El mismo se basa en el análisis de la postura del ciclista y la realización de los ajustes necesario para alcanzar la posición más ergonómica y con menor probabilidad de lesión.

Este estudio, se basa en la utilización de una cámara 3D que decodifica las señales emitidas por marcadores infrarrojos colocados sobre el cuerpo del ciclista durante el pedaleo en su bicicleta sobre un rodillo. A partir de allí, se crea un modelo 3d en tiempo real. Por medio de un software especializado llamado Retül se analizan los datos obtenido con este modelo y se realizan los ajustes necesarios sobre la bicicleta, adaptando los diferentes elementos de la misma al cuerpo del atleta”.

Para aquellos que practican el ciclismo de manera recreativa, como medidas preventivas se sugiere chequear la forma y el diseño del asiento y en caso de ser necesario cambiarlo por uno más ancho o usar cobertores de gel que disminuyan el impacto.Actualmente existe una variedad casi infinita de diseño de asientos centrados en distribuir el peso y llevarlo de la zona perineal a las tuberosidades isquiáticas. También se puede colocar al asiento con una leve inclinación hacia abajo, para evitar la hiperpresión perineal. Por otro lado, hoy en día, la tecnología aplicada a la indumentaria ha desarrollado modelos con amortiguación en la zona para evitar este síndrome. Tampoco se debe olvidar, que el descanso durante las jornadas largas de pedaleo es sumamente importante, como así también, levantarse del asiento por 20 o 30 seg. cada 20 min.

Reeducación Postural con abordaje global en el tratamiento de la lesiones de running

Reeducación Postural con abordaje Global en el tratamiento de la lesiones de Running

Lic. Gabriel Willig

Las técnicas de Reeducación postural con abordaje Global son terapias manuales de armonización global en las cuales, mediante diversas posturas estáticas y técnicas manuales, se busca eliminar desequilibrios posturales y devolver la normal movilidad articular.

nueva-imagen-6

En las carreras de fondo, la repetición continua y prolongada del gesto técnico de la carrera, genera que cualquier desequilibrio sea un posible factor de lesión, partiendo del concepto  “la estática domina la dinámica” (7, 13), cualquier alteración postural puede generar una alteración dinámica, por lo tanto, una lesión.

En los grandes desequilibrios posturales es relativamente fácil apreciar cómo se altera la cinemática, tanto en la marcha como en la carrera, mientras que en las alteraciones posturales menores no resulta tan perceptible la perturbación de dichas técnicas (1). Ejemplo de esto se observa en la evaluación de factores de riesgo de alteraciones del tendón de Aquiles (2, 6, 12) donde se afirma que la posición relativa de los segmentos corporales en la postura bípeda estática, actúan como factor de lesión.

Citando a Cardinalli La división funcional en actividad tónica y fásica establece una jerarquía en la organización neurológica, una división de trabajo y además optimiza el rendimiento de cada una de estas actividades. Así como sin reflejos espinales no hay postura, sin una adecuada postura no existen normales movimientos voluntarios”  (8).

Las diversas técnicas de reeducación postural nos muestran que son capaces de detectar y corregir dichas desalineaciones cuando éstas son visibles en el análisis postural (1, 14, 9) dejando para el análisis biomecánico las alteraciones funcionales no detectables desde la postura (4, 13).

nueva-imagen-7

La correcta alineación postural y la normal movilidad articular son puntos de partida fundamentales para una correcta técnica de carrera, la cual es capaz de amortiguar las grandes cargas generadas durante las competencias, así como las grandes exigencias durante la fase de generación de potencia(5).

A la carrera se la puede dividir en dos fases de generación de potencia y dos fases de absorción de potencia, en las cuales las fuerzas generadas y absorbidas  respectivamente son distribuidas en variadas estructuras corporales, las cuales tienen que repartirse la carga.

nueva-imagen-9 nueva-imagen-8

Si una alteración postural estática genera la concentración de la carga en unas pocas estructuras, éstas van a estar expuestas a la lesión (9, 10).

Como ejemplo de esto, podríamos describir el caso de la presencia de  una cadera en flexión con anteversión de la pelvis, la cual puede ser la causa de dolor lumbar durante la carrera o una extensión de cadera disminuida durante la fase de propulsión, lo que le restaría eficiencia a la técnica. Este ejemplo es uno entre muchas y muy variadas combinaciones de desequilibrios que va a tener que analizar el especialista en el momento de valorar cada alteración detectada.

nueva-imagen-10

Nuestro desafió como kinesiólogos es detectar y eliminar todos los posibles factores que puedan generar lesiones o que sean las causas de lesiones existentes.

No es tarea fácil interpretar la estática y la dinámica, pero es fundamental no perder de vista estos importantes factores dentro de lo multifactorial de las lesiones deportivas (11).

 

BIBLIOGRAFIA

  • Agosti V, Vitale C, Avella D, Rucco R, Santangelo G, Sorrentino P, Varriale P, Sorrentino G. Effects of Global Postural Reeducation on gait kinematics in parkinsonian patients: a pilot randomized three-dimensional motion analysis study. Neurol Sci. 2016 Apr;37(4):515-22. . Epub 2015 Dec 23. Erratum in: Neurol Sci. 2016 Apr;37(4):523-4.
  • Azevedo LB, Lambert MI, Vaughan CL, O’Connor CM, Schwellnus MP. Biomechanical variables associated with Achilles tendinopathy in runners. Br J Sports 2009; 43:299-292.
  • Cardinalli D. Manual de Neurofisiología; Mitre Salvay soluciones gráficas; Bs As 2005
  • Cavanagh PR, Pollock ML, Landa J. A biomechanical comparison of elite and good distance runners. Ann N Y Acad Sci. 1977; 301:328-45.
  • Fukuchi RK, Duarte M. Comparison of three-dimensional lower extremity running kinematics of young adult and elderly runners. J Sports Sci. 2008; 26(13):1447-54.
  • Hintermann B, Nigg BM. Pronation in runners. Implications for injuries. Sports Med. 1998; 26(3):169-76. Review.
  • Ilahi OA, Kohl HW. Lower extremity morphology and alignment and risk of overuse injury. Clin J Sport Med. 1998;8:38–42.
  • Lawand P, Lombardi Júnior I, Jones A, Sardim C, Ribeiro LH, Natour J. Effect of a muscle stretching program using the global postural reeducation method for patients with chronic low back pain: A randomized controlled trial.Joint Bone Spine. 2015 Jul;82(4):272-7. Epub 2015 Apr 13
  • Loudon JK, Jenkins W, Loudon KL. The relationship between static posture and ACL injury in female athletes. J Orthop Sports Phys Ther. 1996; 24:91–7.
  • Lun V, Meeuwisse WH, Stergiou P, Stefanyshyn D. Relation between running injury and static lower limbalignment in recreational runners. Br J Sports Med. 2004; 38(5):576-80.
  • Lysholm J, Wilander J. Injuries in running. Am J Sports Med. 1987; 15: 168-71.
  • Munteanu SE, Barton CJ. Lower limb biomechanics during running in individuals with achilles tendinopathy: a systematic review. J Foot Ankle Res. 2011; 30;4:15.
  • Nigg BM, Bahlsen AH, Denoth J, et al. Factors influencing kinetic and kinematic variables in running. In: Nigg B, eds. Biomechanics of running shoes. Champaign, IL: Human Kinetics. 1986:139–59.
  • Oleari CV. (2011).“Método de las Tres Escuadras – Método de Reeducación Postural con Abordaje Global Mezierista: fundamentos teóricos científicos – técnicos, sistematización de la evaluación, evolución y resultados del tratamiento” (Tesis Doctoral). Facultad de Medicina, UBA.

Técnica y Calzado de running Basado en la Evidencia

Por el Lic. Diego Méndez, CMP

Comencemos con una afirmación de nuestro tan conocido Albert Einstein para entender un poco lo que vamos a explicar aquí. “Ningún número de experimentos, por muchos que sean, podrán demostrar que tengo razón. Pero tan sólo un experimento podrá demostrar que estoy equivocado” Con esto quiero dejar en claro, al escribir algo basado en la evidencia, no importan los casos aislados, o si a todo mis amigos les pasó tal o cual cosa, o si conocen a alguien que le pasó otra cosa, sino que se basa en que probabilidades hay de masificar esas afirmaciones.
Al analizar estos temas nos topamos con los siguientes problemas en los estudios:
• Poca muestra
o Muestra con diferentes volúmenes de entrenamiento
o Variación en la superficie de corrida en los diferentes estudios
o Variación en la velocidad de corrida en los diferentes estudios
• Poco seguimiento o follow up
Estos obstáculos hacen que los diferentes artículos puedan contradecirse entre ellos y que la verdad absoluta sobre este tema no exista. Eso sí, como dijo Einstein, lo que se probó que no sirve, no sirve.

Los objetivos que buscamos los corredores en el calzado deportivo son 3: Mejor rendimiento, Prevención de lesiones, confort. No es aleatorio el orden de escritura, sino que responden al orden de importancia que el corredor busca.
El componente de mayor controversia en el calzado deportivo es la suela, y esta puede dividirse en 3 partes:
• Suela Externa. Es la suela porpiamente dicha y es la que está en contacto con la superficie de apoyo. El objetivo que tiene ésta es el de mantener constante el “Coeficiente de Fricción”, es decir si tenemos una superficie resbalosa, la suela deberá ser más rugosa o con mas dibujos y más profundos; lo contrario deberá suceder cuando la superficie es más rugosa.
• Suela Interna. Es la que está en contacto con el pie y donde muchas veces se coloca la ortesis plantar o plantilla.
• Suela Media. es la porción del calzado entre la plantilla y la suela. Esta estructura, habitualmente, brinda el componente de amortiguación. Para mejorar la estabilidad, puede agregarse placas de reacción dinámica realizadas en carbono y fibra de vidrio o barras de torsión compuestas de plásticos rigidos. Es importante considerar la composición de la entresuela del calzado del deportista, ya que puede favorecer la absorción del impacto, la estabilidad o ambos.

Las razones por las cuales generalmente se agrega amortiguación son:
• Las fuerzas de impacto producen lesiones al correr
• Correr en superficies duras es lo que aumenta las fuerzas de impacto
• Las zapatillas amortiguadas pueden disminuir las fuerzas de impacto
• El potencial riesgo de lesiones al usar amortiguación es minimo
Hay muy débil evidencia de que correr en superficies duras pueda aumentar las fuerzas de impacto o generar más lesiones (Richards 2009). Hay teorías que afirman que a mayor amortiguación más enérgicamente impactamos el suelo y que sacando la amortiguación los apoyos serían mas gentiles. Pero son eso, teorías no probadas.

Clasificación del Calzado deportivo
La clasificación más conocida es:
• Amortiguación. Destinado a pies cavos con arcos rígidos. Apoyos supinadores o pronadores leves.
• Estabilidad. Mecánica normal y pisada neutra.
• Control de Movimiento. Pies planos con excesiva pronación del medio o retropié.

Hoy por hoy ya podemos ver en los negocios deportivos el calzado deportivo sectorizado según la pisada de cada corredor y hasta podemos encontrar vendedores que te miran el desgaste de tu calzado para recomendarte el que te conviene. Lo que no se tiene en cuenta es que el desgaste muchas veces depende de:
• El momento en el que ocurre esa temida pronación (rara vez es durante el impacto)
• El grado de pronación
• Que no siempre la pronación es de todo el pie sino que puede ser tanto del retro como del antepie
• La técnica de running del individuo

Muchas veces la pronación del pie en un corredor es asimétrica (un pie prona un poco y el otro pie prona mucho). Este es un claro ejemplo de que no se puede confiar la prevención de lesiones en una zapatilla standarizada para corregir la pronación. No hay estudios longitudinales que comparen las tasas de lesiones con y sin controles de pronación. Veamos un estudio que ejemplifique lo antedicho:

Ryan et al, The effect of three different levels of footwear stability on pain outcomes in women runners: a randomised control trial; Br J Sports Med, 2010
Un total de 105 mujeres fueron divididas en neutral (51), pronadoras (36) e hiperpronadoras (18). En una tienda deportiva, las mujeres neutras serían asignadas a unas zapatillas neutras, las pronadoras a unas zapatillas de estabilidad y las hiperpronadoras a unas de control de movimiento. En este estudio, sin embargo, los investigadores tomaron cada grupo y los subdividieron en 3 subgrupos. A uno le dieron una zapatilla neutra (Nike Pegasus), a otro unas de estabilidad (Nike Structure Triax) y a otro unas de control de movimiento (Nike Nucleus). Todas las mujeres comenzaron un programa de entrenamiento de 13 semanas de duración para correr la media maratón de Vancouver. El volumen de entrenamiento semanal estimado comenzó siendo de 20K y se incrementó hasta llegar a un pico de 40-45K. Durante el programa, los investigadores tomaron nota de los entrenamientos perdidos debido a lesiones de cada corredor. 81 corredoras terminaron el programa. Por diversas razones, 24 corredoras dejaron el estudio.
Los resultados fueron:
• 32% de las mujeres se saltearon algún entrenamiento. Otra forma de verlo es que hubo una incidencia de lesión del 32%, lo cual está en línea con los estudios epidemiológicos de corredores.
• Las zapatillas de control de movimiento resultaron en el mayor numero de lesiones y de días de entrenamiento perdidos, en relación con los otros 2 tipos de zapatillas.
• Todos los corredores hiperpronadores con zapatillas de control de movimiento presentaron una lesión. Incidencia de lesiones en hiperpronadores con zapatillas para hiperpronadores 100%
• Las corredoras neutras reportaron mayor dolor post entrenamiento cuando usaban las zapatillas neutras que las que usaban las de estabilidad.
• Las corredoras pronadoras reportaron mayor dolor post entrenamiento cuando usaban las zapatillas de estabilidad que las que usaban las neutras.

Una cosa es solucionar que calzado usar y si es necesario las plantillas pero si queremos hacer las cosas bien, necesitamos un analisis de la carrera como para saber si la pisada pronadora que estoy teniendo no puede venir de un descenso de la hemipelvis en balanceo por deficit del gluteo medio en apoyo, valgo de rodilla en apoyo y pronación del retropié

1

Llegó el momento de aclarar algo de la terminología que vamos a utilizar de ahora en más para poder entender las conclusiones finales.

Drop u Offset
El heel-to-toe drop, como lo encontrarán en la bibliografía, es la caída que presenta el calzado desde la altura del talon hasta la altura de los dedos.

2

Esta es una de las características que diferencia las zapatillas minimalistas de las tradicionales o standard.

3

Strike Index (SI)
Es la localización del centro de presión pomedio durante los primeros 2.5 ms del apoyo y es expresado como el % del largo del pie tomado desde el calcáneo.
• Rearfoot strike (RFS). 0-33%. Entre el 74.9 y el 98.12% de los corredores utilizan ésta técnica (Bertelsen 2013)
• Midfootstrike (MFS). 33-66%
• Forefoot strike (FFS). 66-100%
Estos dos últimos pueden agruparse en NRFS o non rearfoot strike.
Cuando se le pide a un RFS que corra FFS tienen un apoyo inclusive mas anterior (67 contra 62%). Cuando se le pide a un FFS que corra RFS tienen un apoyo inclusive mas posterior (20 contra 22%).

4

Vertical load (VL)
Es la carga vertical que soporta el miembro inferior al impactar contra el suelo y dependerá de la técnica de carrera.

5

En los RFS el impacto del talón generará una carga mayor a nivel articular del tren inferior, pudiendo ocasionar en el largo plazo lesiones relacionadas con la compresión articular.
En los NRFS la resultante de la VL es más tangencial hacia posterior y genera un efecto de cizallamiento a nivel de las estructuras oseas de la pierna y el pie, pudiendo ocasionar lesiones como edemas oseos o fracturas por stress.
Hay que diferenciar la VL con la Ground Reaction Force (GRF – Fuerza de Reacción del Suelo) que es la presión que se genera en la planta del pie al realizar el impacto. En los RFS, la GRF es menor ya que el pie contacta con el suelo desacelerando, mientras que en los NRFS el pie contacta con una aceleración anterior y por ende la GRF es mayor.
Entonces:
• RFS – Alto VL – Bajo GRF
• NRFS – Bajo VL – Alto GRF

6  7

Barefoot vs Minimalista vs Standard
Tema controversial si los hay entre los corredores y no tan simple como podría parecer para algunos. Esta controversia comenzó a crecer a partir de que en el 2009 fue publicado el libro Nacidos para correr.
La primer afirmación aparente es que correr descalzo o barefoot obliga al pie a tener un apoyo más anterior y por consiguiente evitar el RFS al que se le adjudican gran cantidad de lesiones por generar cargas mayores a nivel de la rodilla (articulación responsable de aproximadamente el 42% de las lesiones del corredor). Incorrecto. Cuando a un corredor RFS se le dan zapatillas minimalistas, el 71% sigue corriendo RFS. Luego de 2 semanas de entrenamiento, el 53% sigue corriendo RFS y aumentaron la carga vertical al triple de cuando usaban el calzado standard (Wilson et al 2013).
Cuáles son las características que aparentemente cambian entre los diferentes tipos de calzado:
• Strike Index (RFS/MFS/FFS). Minimalista es FFS / Standard es RFS
• Vertical load (stress vertical) en la rodilla. Minimalista < Standard
• Angulos sagitales de tobillo y pie. Minimalista < Standard
• Rango de movimiento de la rodilla al momento del impacto. Minimalista impacta con leve flexión de rodilla disminuyendo la carga articular.
• Consumo de Oxigeno. Minimalista < Standard

Qué importa más? La técnica o el calzado? Los beneficios del minimalismo son por el calzado o por la técnica?
Lo que va a marcar que la predisposición de lesiones disminuya es la interacción entre ambos.
Afirmación #1. RFS genera más carga vertical en la rodilla y por ende genera más lesiones que FFS
Afirmación #2. FFS genera más cizallamiento en el tren inferior y por ende genera mas lesiones oseas que RFS.
El calzado minimalista por sí solo no hace que el apoyo sea más anterior (FFS), sino que se debe realizar un período de transición y enseñanza de la técnica correcta para lograr los beneficios. Si a un corredor acostumbrado a correr con calzado standard le cambio a minimalista sin un período de transición y de enseñanza de la técnica NRFS, lo estoy llevando a lesionarse porque aumenta la VL y GRF sin cambiar el SI. Si el corredor no puede cambiar a FFS, NO debe usar zapatillas minimalistas.
El único estudio que marca los cambios que generaría el correr FFS con calzado Standard fue escrito por Boyer et al (2014) y afirma que se generan las mismas modificaciones que con el minimalista corriendo FFS.

Haciendola corta, la situación es la siguiente:
El tipo de técnica y el calzado que le conviene a cada uno dependerá pura y exclusivamente de su historial de lesiones y de su predisposición a las mismas (predisposición postural y de rangos articulares).

Cadencia y Longitud del paso
La manipulación de la cadencia y la longitud del paso manteniendo la velocidad constante en un corredor es la única situación en la cual la evidencia científica concuerda.
El aumento de la cadencia acompañado de la disminución de la longitud del paso, hecho que ocurre al correr en NRFS o barefoot, disminuye la GRF (Fuerza de Reacción del Suelo) acumulada en un período de tiempo corrido. Esto ocurre si, y solo si, la velocidad permanece constante. Ya que si hay un cambio en la velocidad, la GRF puede no disminuir y hasta aumentar.

8

Al disminuir la GRF acumulada disminuye el riesgo de edemas oseos y fracturas por stress, principal complicación de los corredores NRFS.
El aumento de la cadencia de:
• 5% – Disminuye la absorción de la energía mecánica de la rodilla en un 20%
• 10% – Disminuye la absorción de la energía mecánica de la rodilla en un 34% y de la cadera
• 20% – Disminuye el rendimiento del corredor por lo tanto de desaconseja ya que aumenta el consumo de oxigeno y la frecuencia cardíaca.

9

Cuando se habla del % de aumento de cadencia, es en relación a la cadencia elegida por el corredor naturalmente.
Que es lo que se logra mecánicamente con el aumento de la cadencia y la disminución de la longitud del paso:
• Menor excursión vertical del centro de masa
• Menor impulso de freno
• Menor flexión máxima de rodilla
• Menor aducción y rotación de cadera (solo en aumentos del 10%)

Conclusiones basadas en la evidencia

• Cambiar a correr descalzo o minimalista no asegura el cambio de técnica
• Si no se cambia la técnica a FFS y se comienza a correr descalzo o minimalista el riesgo de lesiones se multiplica
• La técnica que utilicemos disminuirá el riesgo de algunas lesiones pero aumentará el riesgo de otras. La forma más segura de proceder es evaluar cada corredor y su predisposición a cada lesión y ahí elegir el tipo de técnica y calzado adecuado.
• Lo único evidenciado que disminuye el riesgo de lesiones en todos es el aumento de la cadencia y la disminución de la longitud del paso manteniendo la velocidad constante.

Les dejo una frase de Derren Brown para terminar: “Tener una mente abierta no significa creer en todo solo porque queramos que sea cierto. Tener realmente una mente abierta es estar preparado para cambiar tus creencias basándote en la evidencia o la falta de ella”.

Medias de Compresión Basado en la Evidencia

Medias de compresion

Lic. Diego Méndez, CMP

Desde hace ya muchos años, las medias de compresión son utilizadas fuera del ámbito deportivo para prevenir patologías venosas en posquirúrgicos, como tratamiento de las insuficiencias venosas, etc. Belcaro et al y Scurr et al demostraron una marcada reducción del tromboembolismo venoso en personas que usaron prendas compresivas bajo rodilla durante vuelos largos.
Se piensa que en el deporte, la utilización de prendas compresivas mejoraría el retorno venoso y con ello la eliminación de sustancias de desecho y la normalización de los gases en sangre trabajando de forma similar a una recuperación activa. ¿Quién no ha visto pasar algun corredor con medias de compresión entrenando por Figueroa Alcorta o esperando para largar una carrera de trial o un triatlón? Hasta se ven corredores de elite utilizando esas prendas por más que su eficacia sea materia de discusión.
La idea del presente texto es hacer un resumen de los estudios científicos publicados hasta la fecha con respecto a este tema y poder llegar a la conclusión de si tiene sentido usarlas o no y de que forma.

DOMS
Antes de detallar los hallazgos científicos, creo necesario hacer una pasada fugaz por el concepto de DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness). El DOMS es un estado de malestar muscular seguido a una actividad que involcura gran cantidad de contracciones excéntricas a las que el cuerpo no está acostumbrado. Es importante esto último ya que no existe una cantidad de trabajo excentrico que genere DOMS, sino que dependerá del acondicionamiento y la adaptación a ese tipo de contracción de cada sujeto que la realice. Este dolor muscular que aparece aproximadamente 24 hs posterior a la actividad gatillante, presenta su pico álgido a las 48/72hs para luego ir desapareciendo hasta volver a la normalidad en cuestion de aproximadamente 4 dias. Igualmente se pueden registrar cambios imagenológicos hasta varias semanas después de haber aparecido el dolor. La razón por la cual se genera el DOMS no está clara todavía pero se debería a una lesión del citoesqueleto del músculo trabajado con su consecuente edema.

Basado en la Evidencia
Casi la totalidad de los estudios científicos utilizados en esta revisión evaluó los siguientes parámetros:
⦁ DOMS. Severidad del dolor muscular utilizando una Escala visual análoga de 20 cm
⦁ Fuerza muscular. Se utilizaron test de fuerza isométricos, isocinéticos o auxotónicos.
⦁ Potencia muscular. Realizaron evaluaciones explosivas de corta duración como sprints de 5, 10 o 20 mts o saltos como el squat jump o el countermovement jump.
⦁ Marcadores de daño muscular. CPK (daño muscular), IL-6 (inflamación), LDH y C-PR.
Todas estas evaluaciones en general se realizaron antes de someterse a un ejercicio que genere daño muscular (EIMD – Excercise Induced Muscle Damage), inmediatamente despues y a las 24/48/72hs y algunos hasta 96hs.
Algunos estudios seleccionaron como población a atletas de elite o altamente entrenados y otros a corredores sin experiencia. La contra de algunos artículos, a mi entender, fue la selección tan heterogénea de la población teniendo una muestra tan pequeña. Este ultimo hecho puede llegar a generar algunos resultados sesgados.
En cuanto a las prendas de compresión utilizadas en la totalidad de los artículos incluidos fueron de las extremidades inferiores. Algunas de bajo rodillas, otras de muslo y otras de toda la extremidad.
Los tiempos de utilización variaron entre “durante y después” de la actividad, o “solo después”. Es decir, en todos los estudios la prenda de compresión fue utilizada despues de la actividad.
Todos los estudios utilizaron un grupo control que, en algunos casos eran personas distintas, y en otros era una pierna con compresión y la otra sin compresión.

Resultados
⦁ DOMS. El dolor muscular experimentado por los individuos que utilizaron la prenda de compresión fue menor durante las siguientes 72 hs al EIMD.
⦁ Fuerza muscular. No se registraron cambios significativos en los valores obtenidos en las evaluaciones realizadas posteriores al EIMD.
⦁ Potencia muscular. No se registraron cambios significativos en los tiempos de los sprints o en las alturas de los saltos entre los diferentes grupos.
⦁ Marcadores de daño muscular. No se registraron descensos en los marcadores sanguíneos con la utilización de las prendas compresivas.

Discusión
La razón por la cual la prenda compresiva parece disminuir la sensación del DOMS radicaría en la aplicación de una preción externa que impediría la generación de una presión osmótica que favorecería el exudado y el consecuente edema muscular (probable causante del DOMS).
Son contados los estudios que se oponen a los hechos arribas mencionados. Valle et al (2013) y Dermont et al (2015) demuestran un probable beneficio de la utilización de las prendas compresivas exponiendo que mejoran la saturación de oxigeno y disminuyen el infiltrado de albumina intracelular, linfocitos y neutrófilos. La explicación de éstos es que gran parte de los estudios realizados no llegan a generar la presión necesaria para mejorar el retorno venoso (15 mmHg con un pico a los 40 mmHg).

Conclusión
Las prendas compresivas utilizadas ya sea despues o durante y despues de una actividad que genere daño muscular no generaran mejoras en el rendimiento en los días posteriores al evento deportivo. Sólo se ven cambios subjetivos en cuanto al nivel de dolor muscular percibido por el atleta posterior a la actividad.
Cabe aclarar que, por mas que los cambios en la fuerza y potencia muscular y en los marcadores sanguíenos no hayan sido estadísticamente significativos, se evidencia una clara tendencia hacia la mejora de éstos parámetros con la utilización de las prendas compresivas.

Bibliografía
Valle et al; Compression garments to prevent delayed onset muscle soreness in soccer players, Muscles, Ligaments and Tendons Journal 2013; 3 (4): 295-302

Dermont et al; Changes in Tissue Oxygen Saturation in Response to Different Calf Compression Sleeves; Journal of Sports Medicine, 2015

Beliard et al; Compression Garments and Exercise: No Influence of Pressure Applied; Journal of Sports Science and Medicine (2015) 14, 75-83

Trenell et al; Compression Garments and Recovery from Eccentric exercise: a 31P-MRS Study; Journal of Sports Science and Medicine (2006) 5, 106-114

Bieuzen et al; Effect of Wearing Compression Stockings on Recovery After Mild Exercise-Induced Muscle Damage; International Journal of Sports Physiology and Performance, 2014, 9, 256 -264

Hill et al; Compression garments and recovery from exercise-induced muscle damage: a meta-analysis; BJSM 2013

Hill, JA, Howatson, G, van Someren, KA, Walshe, I, and Pedlar, CR. Influence of compression garments on recovery after marathon running. J Strength Cond Res 28(8): 2228–2235, 2014

Jakeman, JR, Byrne, C, and Eston, RG. Efficacy of lower limb compression and combined treatment of manual massage and lower limb compression on symptoms of exercise-induced muscle damage in women. J Strength Cond Res 24(11): 3157–3165, 2010

Bottaro et al; Neuromuscular Compression Garments: Effects on Neuromuscular Strength and Recovery; Journal of Human Kinetics Special Issue 2011, 27-31

Sperlich et al; Effects of Compression Textiles on Performance Enhancement and Recovery; Sportverl Sportschad 2011; 25: 227–234

Davies et al; THE EFFECTS OF COMPRESSION GARMENTS ON RECOVERY; Journal of Strength and Conditioning Research; Sep 2009

Duffield et al; The effects of compression garments on recovery of muscle performance following high-intensity sprint and plyometric exercise; Journal of Science and Medicine in Sport 13 (2010) 136–140

Que zapatillas me compro?

Por Lic. Diego Mendez, CMP

Hoy en día con el boom del running a nivel mundial escuchamos muchas veces en la consulta esta pregunta: “¿Que zapatillas me compro? Me dijeron que XXX son las mejores”

Es una pregunta que parece simple pero, créanme, no lo es.

Comencemos desde el principio…

La primer gran división que tenemos que hacer es:

  • Amortiguación

Pronadores

Supinadores

Neutros

  • Minimalista

 

La gran diferencia entre una zapatilla con amortiguación y una sin ella se encuentra en la suela media. La suela puede dividirse en:

Externa. Es la encargada de mantener el coeficiente de fricción entre la suela y el terreno constante, por esta razon la suela debe ser mas “rugosa” si se corre en superficies más resbaladizas, y mas lisa si se corre en terrenos más rugosos. Entre estos dos extremos hay un crisol de posibilidades para elegir según la superficie sobre la que corramos.

Media. Aqui es donde se colocan las diferentes tecnologías de amortiguación y control de movimiento del pie (según el tipo de pisada).

Interna. Esta suela está en contacto con el pie y su objetivo es evitar que los arcos plantares se derrumben más de lo necesario.

Zapatillas FOTO 4

En un mundo ideal, esto sería así y nadie se lesionaría al correr. Todos mediríamos 170 cm, pesariamos 70 Kg, seriamos hermosos y nuestra unica preocupación sería si somos pronadores, supinadores o neutros.

 

Esta cientificamente comprobado que no hay una real disminución del riesgo de lesión si corremos con las zapatillas que coinciden con nuestra necesidad de pisada, sino que lo único que realmente disminuye el riesgo de sufrir lesiones es la utilización de una ortesis individualmente diseñada para cada corredor a partir de un estudio baropodométrico. Ésta ortesis reemplaza a la plantilla interna de la zapatilla que compramos. Por lo tanto, zapatillas para pronadores si somos pronadores? No

Zapatillas FOTO 1

Pasemos a la suela media. Necesitamos amortiguación? Hay teorías que exponen que a mayor amortiguación, mayor enérgicamente impactamos el suelo y que, sacando esa amortiguación, los apoyos serían mas gentiles. Algo de cierto hay…

Los más importante para saber cuanta amortiguación necesitamos es evaluar la técnica de apoyo durante la carrera. Si naturalmente mientras corremos apoyamos con la parte delantera del pie, podremos utilizar zapatillas con poca y hasta sin amortiguación, las famosas minimalistas. Si somos de los que “talonean”, primero debemos recorrer un largo camino de cambio de técnica en la carrera previo a la compra de las zapatillas minimalistas. Lo que caracteriza a este tipo de calzado es el “heel to toe drop” u “offset” que tienen, que es la caída de la altura de la suela que hay desde el talón (mas altura) al arco transversal anterior (menos altura). En las zapatillas minimalistas este valor es menor a 6 mm, llegando a llamarse barefoot cuando el valor es 0 mm.

Zapatillas FOTO 2

Los estudios marcan que los corredores con una tecnica de apoyo anterior presentan menor stress a nivel de la rodilla (que es la región que mayor porcentaje de lesiones presenta en corredores), requiere menor rango articular y demanda menor consumo de oxigeno al correr (VO2). Pero presten atención!! NO REALIZAR EL CAMBIO DE TECNICA DE FORMA APRESURADA, ya que correremos riesgo de sufrir lesiones por stress a nivel metatarsiano, entre otras.

Zapatillas FOTO 3

 

Entonces, que compro? A grandes rasgos…

  • Si corres con un apoyo anterior: Zapatillas minimalistas
  • Si corres con un apoyo posterior: Zapatillas con amortiguación (Consejo: trabaja con paciencia sobre tu técnica de carrera para prevenir lesiones y mejorar tu rendimiento)

 

  • Si tenes una pisada pronadora/supinadora/neutra: Zapatillas neutras y realizate un estudio baropodométrico para ver si necesitas ortesis plantares (plantillas).
  • Si corres trail: Zapatillas con suela con relieves más pronunciados
  • Si corres en cemento: Zapatillas con suela con relieves más superficiales

¿Cómo volver a correr después de una lesión?

Todos los deportistas sienten miedos e inseguridades al tener que volver a jugar o entrenar después de haber sufrido una lesión que los haya hecho parar por completo, como puede ser un desgarro muscular, un esguince, una fractura, etc.

Es trabajo del kinesiólogo hacer que la vuelta a la actividad física se realice de forma gradual. Aquí está muchas veces la diferencia entre el éxito y el fracaso de una rehabilitación.

Lo primero que hay que hacer es asegurarnos que el deportista (tomemos como ejemplo un corredor) está apto para volver a trotar nuevamente. Más allá de los tiempos biológicos que necesitan los tejidos para recuperarse y de las mediciones que se deberán hacer en cada lesión en particular, hay ciertos tests que se pueden realizar como parámetros para dar un alta deportiva segura.

37

El FMS se compone de 7 pruebas de movimiento que requieren un balance entre movilidad y estabilidad. Los patrones utilizados proveen información visible de rendimiento básico, manejos y movimientos de estabilización al ubicar a los corredores en posiciones donde debilidades, disbalances, asimetrías y limitaciones se hacen notables para los profesionales entrenados. Muchas personas son capaces de realizar una amplia gama de actividades, pero son incapaces de ejecutar eficientemente los movimientos del FMS.

37

37

El Y Balance Test es una evaluación de estabilidad que se puede utilizar tanto para el tren inferior como el superior. En el caso del corredor, se deberá parar en un pie e intenta alcanzar la mayor distancia posible para cada una de las 3 direcciones (adelante/posteromedial/posterolateral) y se compara con el miembro inferior no lesionado. Estos valores comparados bilateralmente y en relación a la longitud de las piernas, nos dirán si está en condiciones de volver al deporte o no.

37

PERFORMANCE TEST

El PERFORMANCE TEST es una agrupación de tests de salto, estabilidad y flexibilidad de miembros inferiores. Realizado en la última etapa de la rehabilitación, brinda al profesional tratante, datos concretos sobre la fuerza, potencia y coordinación del paciente, información necesaria para otorgar el alta definitiva.

37

PROGRESION DEL TROTE

Una progresión standarizada para la vuelta al trote, una vez que me haya asegurado que puede realizarlo, sería la siguiente:
DIA 1. 8 series de 1 minuto de trote suave por 1 minuto de caminata
DIA 2. 6 series de 2 minutos de trote suave por 1 minuto de caminata
DIA 3. 4 series de 4 minutos de trote suave por 1 minuto de caminata
DIA 4. 4 series de 6 minutos de trote suave por 1 minuto de caminada
DIA 5. 3 series de 10 minutos de trote suave por 2 minutos de caminata
DIA 6. 20 minutos de trote suave continuo. A partir de aquí se deberá seguir progresando según las variables de la carga que se detallarán más adelante.

 

Esta es una progresión “tipo” y no deberá tomarse como indicada para todos. La progresión siempre será individualmente dosificada y deberá respetar las variables de la carga para realizarse.
• Frecuencia. Cantidad de trotes por unidad de tiempo (dia/semana).
• Volumen. Cantidad de tiempo total de trabajo de trote.
• Densidad. Relación entre el tiempo de trote y la caminata.
• Intensidad. En este caso estará relacionada con la velocidad de ejecución.

 

Parámetros INFALTABLES:
• Nunca progresar en caso de dolor!!!!
• Respetar las variables de la carga para la progresión y NUNCA PROGRESAR MAS DE UNA VARIABLE POR VEZ.
• En un principio, no trotar dos días seguidos.

Lic. Diego Méndez, CMP

¡Como me duele la tibia cuando entreno!

SSTM o Síndrome de Stress Tibial medial es definido por la American Academy of Orthopaedic Surgeons cono “Dolor a lo largo de la región interna de la cresta tibial”.

Caracterizado por un dolor quemante y claudicante de la marcha, ubicado en la región entre la rodilla y el tobillo por delante, es común en atletas que se desempeñan en actividades con mucho stress en miembro inferior, como los corredores, triatletas, básquet, Crossfit, etc.

Si bien se desconoce la causa exacta con certeza, se postulan varias posibles, las cuales tiene un común denominador, la sobrecarga biomecánica soportada por la tibia.

Por Ej:
• Pronacíon excesiva del retropie
• Sobrecarga o acortamiento de los músculos de la pantorrilla
• Excesivo carga excéntrica de la musculatura de la pierna
• Ejercicios de alto impacto en superficies rígidas
• Fumar o estado físico pobre

Puede estar acompañado de edema (hinchazón) en la región baja de la pierna y en los peores casos, terminar en una fractura por stress de la tibia.

En el caso del Crossfit, es muy común escuchar a atletas quejarse de esta afección, ya sea por mala técnica o sobrecarga de movimientos q pongan en stress dicha zona. Suelen referir quejas en los siguientes ejercicios
• Rope jump
• Running
• Front squat (mas que back squat, ya que suele exigir más el adelantamiento de la rodilla)
• Box jump

El objetivo de esta nota no es explicar la técnica de ninguno de esos movimientos, por lo que lo sugerimos hablar con sus respectivos coachs para encontrar posibles fallas de la misma.

El tratamiento propuesto por nosotros va a estar orientado a la flexibilización de los tejidos, sobre todo del músculo sóleo, ubicado profundo a los gemelos, el cual posee una expansión fascial de atrás hacia adelante, insertándose en la cara anterior de la tibia. Se sugiere que la ruptura de las fibras de Sharpey que conectan dicha fascia con el periostio de la tibia sería una de las causas de dicho dolor, por lo que es lógico encontrar dicho síndrome cuando hay exceso de actividad excéntrica de la musculatura.

Lo primero que debemos realizar es disminuir la sobrecarga de la zona, evitando aquellos ejercicios que empeoran nuestro cuadro, como los mencionados anteriormente

Luego, vamos a apuntar es a mejorar la calidad del tejido, con diferentes técnicas que apunten a mejorar la calidad de movimiento y perfusión sanguínea (circulación) del mismo

Foam Roll: trabajando series de 2 a 3 minutos sobre la región de la pantorrilla y musculatura posterior de muslo

37

Liberación con pelota: trabajando 2 a 3 minutos con presiones graduales sobre los puntos musculares dolorosos tanto de la pantorrilla como musculatura lateral de pierna

48

Voodoo Band: con técnicas de compresión de 30 seg a 1 minuto de la musculatura y luego liberación para fomentar la circulación. 3 -5 repeticiones

210

Una vez realizado esto, realizaremos diferentes técnicas de flexibilización en la musculatura

Gemelos

202

Sóleo

42

Sóleo con reposicionamiento articular

44

Tibial anterior con reposicionamiento

39

Peróneos

205

Cadena posterior

207

Una vez que la sintomatología haya disminuido y hayamos mejorado la calidad del tejido, empezaremos a realizar ejercicios excéntricos (contracción en estiramiento) de forma controlada, con el fin de mejorar la fuerza y actividad de dicha musculatura y así evitar posibles recidivas. Aconsejamos la sentadilla en plano declinado, para fomentar aun más la excentricidad, no sólo del sóleo, sino también del cuádriceps.

Es importante recalcar que alteraciones en el apoyo plantar también puedes ser posibles factores de riesgo, por lo que de ser necesario, se indicara la confección de plantillas correctivas.

Por último, no dejar de evaluar la estabilidad de la pelvis y zona media, el cual puede tener influencia indirecta en dicho síndrome.

El retorno a la actividad, o mejor dicho, a la realización de aquellos ejercicios provocativos, debe ser gradual y es aconsejable mantener los ejercicios de flexibilización para evitar futuras recaídas

The prevention of shin splints in sports: a systematic review of literature. Thacker SB, Gilchrist J. Med Sci Sports Exerc. 2002

Medial Tibial Stress Syndrome: Evidence-Based Prevention. Debbie I. Craig. Journal of Athletic Training. 2008

Lic. Maximiliano Ponce Amorín, CMP