El tiempo pasa, nos vamos poniendo tecnos

Cuando el paciente llega al consultorio, debido a comentarios o experiencia propia, asocian al kinesiólogo con aparatos tales como magneto, ultrasonido, lámpara infrarroja etc. otorgándole a esta práctica el nombre de “kinesiología convencional”, pero que lejos está de la realidad que nosotros practicamos a diario.

Por suerte, en conjunto con el ejercicio y diferentes terapias manuales, la actualidad nos lleva a tener la posibilidad de ofrecer a nuestros pacientes una diversa batería de herramientas tanto para la evaluación como para el tratamiento, dejando atrás aquellos elementos antes mencionados a los que somos asociados directamente, pero que poco a poco parecen ir perdiendo o han perdido terreno en el campo de la rehabilitación.

La gran importancia de la medición de variables, como de la optimización de enfoques de tratamientos, tanto en rehabilitación como en la disminución de factores de riesgos de lesiones, nos obliga a tener que utilizar diferentes dispositivos y aplicaciones en nuestros pacientes.

El objetivo de este artículo es presentar cuatro de las herramientas que utilizamos en la práctica diaria y que tenemos a disposición en el consultorio.

En la actualidad un gran porcentaje de la población presentará a lo largo de su vida dolor cervical de causa y sintomatología variada. La bibliografía asocia este dolor con el deterioro de la función muscular, la cual se ve reflejada tanto por la alteración en el control neuromuscular como en las propiedades de las fibras musculares, factores que podrían potencialmente iniciar o perpetuar el dolor a nivel cervical. (1),(2)


Dos herramientas como el Chattanooga stabilizer preassure biofeedback y el láser (Motion Guidance) (imagen 1 A y B) son los que podemos utilizar en este tipo de pacientes. Las mismas no se limitan solamente a la columna cervical y por lo tanto su utilidad puede ser de gran ayuda en otras zonas donde se pueda tener una lesión y la optimización del control de movimiento sea el objetivo a trabajar o evaluar.

 

El primero es un dispositivo que consta de una almohadilla de plástico y un manómetro conectados por una manguera. El funcionamiento se verá reflejado en el manómetro al aumentar o disminuir las presiones sobre la almohadilla. El stabilizer cumple un rol fundamental a la hora evaluar mediante el test de flexión cráneo cervical (imagen 2.C) la musculatura profunda del cuello cuya función es de gran importancia en los pacientes que sufren dolor cervical. Esta herramienta además de brindarnos datos objetivos del nivel y calidad de la musculatura nos permitirá posteriormente realizar un entrenamiento de la misma e ir sensando y cuantificando su progresión.

A la vez que se evalúa la actividad de la musculatura, otro parámetro a observar es la calidad de movimiento de la columna cervical y aquí es donde la utilización de esta segunda herramienta cobra un rol importante. El puntero laser (imagen 1 B) se adapta a una banda y se coloca en la cabeza del paciente donde mediante el test joint position sense (sensación de posición articular) evalúa el sentido kinestésico de la columna cervical. (imagen 2F).
En este test donde el paciente se encuentra sentado a 90 centímetros de la pared marcando sobre ella la posición de partida mediante el láser, se procede a pedirle que rote la cabeza hacia la derecha e izquierda, en una primera instancia con ojos abiertos y posteriormente cerrando los mismos, para lo cual se observará y marcará la diferencia que existe entre la posición de partida y la posición en la que logra restablecer la posición inicial.(4)

Ya presentadas dos de las primeras herramientas, las otras dos que restan serán en relación a la utilización en la articulación del hombro, pero que al igual que las primeras no se limitan solamente a esta zona y su utilidad es de uso variado.


Debido a que la literatura nos muestra que en aquellas personas que realizan deportes como vóley, tenis o handball, donde los gestos se realizan con el brazo por encima de la cabeza, podemos encontrar en la articulación del hombro alteraciones a nivel de la movilidad y la fuerza, las cuales podrían ser un factor que contribuye a la aparición de lesiones a nivel de esta articulación y por la tanto será de gran importancia tener herramientas que nos permitan evaluar objetivamente estas variables.(5)

La disminución o déficit del movimiento de rotación interna en el hombro se lo define como GIRD y se lo relaciona con múltiples factores como la adaptación ósea, rigidez musculo tendinosa y capsular. (5,6) Sin embargo, algunos autores informaron que no todos los déficits de rotación interna son patológicos, diferenciando los mismos en GIRD anatómico y GIRD patológico, estableciendo para esto valores de corte, los cuales estarían relacionados con el rango total de movimiento (TROM). Siendo así de gran importancia la precisión en la valoración de estos grados de movilidad cuando evaluamos dicha articulación.

Para ello una herramienta que utilizamos es el Clinometer, (imagen 1 C) una aplicación disponible para teléfonos celulares. La misma nos permite evaluar de forma precisa y reproducible el rango de movimiento de las articulaciones (ROM). Dicha alternativa es de fácil acceso y bajo costo para los terapeutas permitiendo ser una variante altamente útil a elementos tales como el goniómetro (7). Por lo tanto, a la hora de evaluar las rotaciones de hombro, en primera instancia el paciente deberá  colocarse en decúbito supino (boca arriba) con el hombro a 90°de abducción en el plano de la escápula (10-15° anterior al plano frontal) y el codo flexionado a 90°.
Para comenzar, el antebrazo se coloca verticalmente, luego, el kinesiólogo gira interna o externamente de forma pasiva la articulación glenohumeral mientras mantiene la estabilización de la escápula mediante la palpación suave del proceso coracoideo, cuyo objetivo es sentir el movimiento y minimizar la contribución escapulotorácica. Se recomienda colocar un rollo de toalla por debajo del húmero para garantizar que el mismo permanezca en la posición deseada durante toda la medición.(2 A y B)

No menos importante es la evaluación de la fuerza de los músculos del manguito rotador; esencial en este tipo de pacientes deportistas, en la cual se debería observar  un equilibrio en la relación de la fuerza de los músculos que realizan tanto la rotación interna como la rotación externa, en donde correspondería encontrar en esta última valores entre 66/75% de la fuerza isométrica de los primeros. Para esto el dinamómetro de mano (imagen 1.D)  es una opción de gran utilidad y bastante accesible a la hora de evaluar la fuerza isométrica de los músculos rotadores de hombro (imagen 2 D y E).

 

En la actualidad  hay una gran variedad de elementos y herramientas disponibles que nos permitirían optimizar la evaluación y el tratamiento mejorando así ciertos parámetros en la calidad de atención. De este modo la kinesiología convencional no es la utilización de equipos de magneto, ultrasonido y lámpara. La kinesiología convencional o aquella kinesiología que no se refugia bajo ningún método o marca registrada, tiene para ofrecer múltiples herramientas y abordajes que lejos están de conectar al paciente a un aparato y dejarlo 30 minutos en una camilla, sino que hay una resistencia de kinesiólogos que siguen luchando por una práctica actualizada, responsable y en constante evolución.

 

Bibliografia:

  1. NeckPain: Revision 2017 ClinicalPracticeGuidelinesLinked to the International Classification of Functioning, Disability and HealthFromtheOrthopaedicSection.
  2. Deborah Falla, PhD, and DarioFarina, PhD. Neural and Muscular FactorsAssociatedwith Motor Impairment in NeckPain
  3. Gwendolen A. Jull. Clinicalassessment of the Deep cervical  flexor muscles: thecranio cervical flexion test.
  4. GwendolenJull PhD MPhty.Whiplash, Headache, and NeckPain: Research-BasedDirectionsforPhysicalTherapies.
  5. Robert Manske, Kevin E. Wilk.Invitedclinicalcommentaryglenohumeralmotion déficits: friendorfoe?
  6. MicheleForgiariniSaccola.Anatomicalglenohumeralinternalrotationdeficit and symmetricrotationalstrength in male and female Young beachvolleyballplayers.
  7. Brian C. Werner.Validation of aninnovativemethod of shoulderrange of  motionmeasurementusing a Smartphone clinometerapplication.