¿A qué se debe realmente la Periostitis Tibial?

Lic. Andrés Delias

 

También llamada shin splints, o MTSS (medial tibial stress sindrome) es una de las lesiones por uso excesivo más frecuentes en deportistas, en la cual el deporte que practican incluye mucho tiempo de corrida y/o salto. Se da especialmente en corredores de medio fondo o fondo.

El periostio es una membrana fibrovascular que recubre los huesos. Por él viajan arterias y nervios que que irrigan e inervan al hueso, por eso se trata de una lesión muy dolorosa.

Este síndrome descripto en general como dolor en el borde anteromedial de la tibia a nivel del tercio medio o tercio distal, sensible a la palpación de la zona es, en su gran mayoría, provocado por el ejercicio (mayormente correr).

Inicialmente los síntomas comienzan al principio de la actividad y disminuyen con el ejercicio continuo, pero de la misma manera también pueden persistir durante toda la actividad. Cuando la condición avanza, el dolor se siente incluso cuando la actividad haya terminado o incluso también durante el reposo. Y en los casos más severos, los síntomas pueden aparecer durante las actividades más simples de la vida cotidiana.

Numerosas teorías relacionan la anatomía y la biomecánica como causantes de este síndrome relacionando la ubicación del dolor a diferentes estructuras anatómicas.

La teoría de la tracción indica que la tensión sobre el periostio puede ser causada por los músculos de la pantorrilla, y ser ésta la que provoca una reacción inflamatoria en el periostio y una posible formación de hueso, dando como resultado el dolor característico. Dicha  tensión sería generada por los músculos sóleo, tibial posterior, flexor común profundo de los dedos y flexor largo del hallux, en forma conjunta o por separado.

Otras explicaciones nombran los efectos de los músculos de la pantorrilla los cuales al generar una fuerza de flexión sobre la tibia generan un stress en el periostio y el hueso, sobre todo en la parte más angosta de la diáfisis tibial, ubicada entre el tercio medio y tercio distal.

Se cree que la tracción sobre el periostio por los músculos de la pantorrilla y las cargas repetidas de flexión a través de la tibia son los principales causantes de este síndrome.

Al principio el hueso reacciona reparando la microlesión, pero cargas repetidas de stress causan daños por encima del poder de reparación apareciendo de esta manera la lesión sintomática.

La inflamación del periostio es una buena explicación para la aparición de los síntomas en la etapa aguda, mientras que la degeneración (como se demostró en diferentes biopsias) sería la causante de los síntomas en la etapa crónica.

 

 

Los factores de riesgo q presenta este síndrome pueden ser intrínsecos y extrínsecos.

Dentro de los intrínsecos podemos mencionar el sexo femenino, pronación excesiva del pie, aumento en la rotación interna y externa de la cadera, disminución en el diámetro de las pantorrillas, historia previa de MTSS.

Dentro de los extrínsecos podemos encontrar un aumento en la intensidad de la carrera, correr en diferentes terrenos, entrenamientos o carreras más largas, calzado inapropiado, o calzados que no se encuentren en buenas condiciones.

 

En cuanto al abordaje terapéutico de ésta patología, te invitamos a leer un artículo escrito previamente por el Lic. Maximiliano Ponce Amorín

http://www.kinedyf.com.ar/running/dolor-tibia-entrenamiento/