Lic. Diego Méndez, CMP CFMS

A menudo los pacientes que realizan deporte y se encuentran rehabilitando o consultando por alguna lesión preguntan “¿Puedo hacer X cosa?”. En mi caso, la respuesta es casi siempre la misma:

Tenés que hacerte la misma pregunta en 3 momentos diferentes y si la respuesta es siempre “NO”, entonces podés seguir haciéndolo y hasta ir progresando la carga. Ésta última instancia obviamente con el consentimiento y guía del profesional de la salud.

La pregunta es. “¿Me duele más que antes de hacer esto?”

Y los momentos son:

  • Durante la práctica deportiva o ejercicio en cuestión
  • 3 horas después de finalizada
  • A la mañana siguiente

 

Nótese que esta metodología puede usarse tanto en una actividad secundaria al deporte que practica (por ejemplo correr en una persona que juega al tenis) o refiriéndose al deporte en sí mismo (tenis, futbol, running, ciclismo, etc). El costo psicoemocional que conlleva el frenar la actividad deportiva a cero es muy alto como para no considerarlo con el detenimiento que requiere. No estoy de acuerdo en prohibir la realización del deporte hasta que el síntoma desaparezca, pero sí en dosificar la carga de forma tal que no impacte negativamente en la rehabilitación de la lesión.

También lo considero muy útil en el caso de las tendinopatías como una forma de progresar la carga de los ejercicios terapéuticos de manera segura.

Veamos los 3 momentos con más detenimiento…

 

Durante

Aquí debo hacer una aclaración en función de la consulta del paciente. Esta puede estar referida a su actividad deportiva principal o a un gesto secundario que no está seguro si despierta el síntoma (gimnasio, correr, etc en una persona que el síntoma aparece jugando por ejemplo al tenis).

En el primer caso, como he mencionado anteriormente, deberemos disminuir la carga lo máximo posible y continuar rehabilitando hasta que el síntoma no aparezca más y allí poder ir aumentándola nuevamente. Ahora bien, si el deportista sólo siente el dolor durante la práctica deportiva y no aparece en ningún momento de las actividades diarias ni existe un signo comparable que me permita “objetivar” la evolución del síntoma, deberá indefectiblemente continuar con su actividad deportiva controlada para que me sirva como parámetro para manejar el tratamiento que estamos realizando y decidir si continuar por este camino o buscar otro.

Cuando el paciente con su consulta se refiere a una actividad secundaria, la regla de los 3 momentos del dolor se sigue de forma estricta. De igual manera cuando lo que intentamos ver es el efecto de los ejercicios prescriptos en el caso de por ejemplo una tendinopatía.

 

3 horas finalizada la actividad

Hay muchas patologías en las que disminuye la intensidad del dolor cuando la estructura involucrada aumenta la temperatura, hecho que sucede durante el movimiento repetitivo. Esto no quiere decir que puede realizarse libremente ya que, en general, al volver el tejido a la temperatura habitual, el dolor puede reaparecer y hasta aumentado en intensidad, reflejando ya sea que el cuerpo todavía no está preparado para realizar ese gesto durante la actividad o que la carga (volumen, frecuencia, densidad e intensidad) fue excesiva.

 

A la mañana siguiente

Gran parte de las lesiones, y más si tienen un componente edematoso asociado, duelen más por la mañana al levantarnos para luego ir cediendo con el correr de las horas, minutos y hasta segundos, por ello la pregunta en este caso debería ser: “¿Me duele más que ayer al levantarme?” En caso de que la respuesta sea afirmativa, quiere decir que la actividad deportiva que realizó el paciente durante el día anterior, puede no haber generado un estímulo doloroso durante la práctica, pero resultó en un aumento del edema que se evidenció a la mañana siguiente luego de un período de inmovilización prolongada que ocurre todas las noches al dormir.
Esta metodología de los 3 momentos del dolor también podemos utilizarla cuando el paciente se encuentra realizando la reinserción al deporte habitual, y es una excelente forma de dosificar la carga.

Lic. Andres Delías

Se denomina crioterapia a la utilización de frío con el propósito de bajar la temperatura corporal con fines terapéuticos. Si bien existen diferentes formas y procedimientos de efectuarlo, nos detendremos en una de las técnicas que más se usa en el ámbito deportivo de alta competencia, inmersión en agua fría.

 Es una técnica usada por los deportistas para la recuperación luego del ejercicio intenso, sobre todo en la atenuación del dolor q aparece luego de la actividad (DOMS). Esta técnica se ha vuelto popular  en el ámbito deportivo sobre todo por su bajo costo, y su sencillez para realizarla.

La técnica consta de sumergir al deportista en una bañera, pileta , o en un tambor , la cual va estar llena de agua y hielo.

Si  bien el deportista puede estar sentado o parado se aconseja q el agua cubra hasta la altura de las crestas iliacas.

Es necesario tomar recaudos en cuanto a la presencia de zonas sensibles al frio como los dedos de los pies y la zona genital , la cual se aconseja q siempre este cubierta al momento de realizar la inmersión.

Si bien es una práctica sencilla  de realizar , es necesario tener en cuenta ciertos parámetros como ser : la temperatura del agua (la cual la controlaremos con un termómetro) , el tiempo de inmersión, la sensibilidad del deportista al frío y en que momento realizarla.

Tennis player Andy Murray takes an ice bath. Picture from his twitter page.

¿Que es el DOMS  y como actúa el frío al respecto?

DOMS (delayed onset muscles soreness) es el  dolor muscular que aparece luego de un ejercicio intenso con un pico máximo entre las 24 y 48 hs post ejercicio. Además  del dolor el músculo se encontrará inflamado , esta inflamación causa rigidez, reduce el rango de movimiento, y disminuye la fuerza.

La temperatura del agua y la presión hidrostática que genera esta , atenúan el DOMS , disminuyendo la circulación de sangre periférica mediante el mecanismo de vasoconstricción reduciendo, de esta manera, la permeabilidad celular, linfática y de vasos capilares que ralentiza la difusión de liquido al espacio intersticial, asociado a una disminución del metabolismo celular, y disminuyendo además la velocidad de conducción nerviosa, logrando de esta manera  la disminución del edema y por ende la disminución del dolor.

Cuanto tiempo, que temperatura y en que momento realizarlo?

Las investigaciones afirman que los cambios fisiológicos son dependientes del tiempo de inmersión y de la temperatura del agua,

En lo q respecta a la disminución del dolor , los mejores resultados se vieron con un aplicación aproximada entre 11 y 15 minutos ,con una temperatura del agua  entre 11 y 15 grados centígrados y cuando la inmersión se realiza inmediatamente después del ejercicio, (antes de pasadas las tres horas terminado este).

Las  inmersiones más cortas son menos eficientes y  más largas proporcionan peores resultados.

La inmersión a temperaturas muy bajas pueden ser interpretadas por el organismo como un agente agresivo e incluso llevar a un estado de acidosis por hiperventilación. Por eso es necesario contar con los elementos necesarios para medir la temperatura durante el procedimiento.

Si bien es un método sencillo es necesario conocer las contraindicaciones a tener en cuenta para realizarlo:
Circulación alterada (síndrome de Raynaud)

Enfermedad vascular periférica

Hipersensibilidad al frío

Anestesia cutánea

Heridas abiertas

Afecciones de la piel

Infecciónes

 

Bibliografía

  1. Should Athletes Return to Activity After Cryotherapy?

Kimberly A. Pritchard, PhD, ATC; Susan A. Saliba, PhD, PT, ATC, FNATA

*University of Virginia, Charlottesville

      2. Can Water Temperature and Immersion Time Influence the Effect of Cold Water Immersion on Muscle Soreness?

A Systematic Review and Meta-Analysis

Aryane Flauzino Machado1

  • Paulo Henrique Ferreira2
  • Je´ssica Kirsch Micheletti1

      3. The Effect of Post-Exercise Cryotherapy on

Recovery Characteristics: A Systematic

Review and Meta-Analysis

Erich Hohenauer1,4*, Jan Taeymans2,3,5, Jean-Pierre Baeyens3,4,6, Peter Clarys3,

Ron Clijsen1,3,4

      4 . Cold water immersion

(cryotherapy) for preventing

muscle soreness after exercise

Bleakley C, McDonough S, et al. Cold-water immersion (cryotherapy) for preventing

and treating muscle soreness after exercise. Cochrane Database Syst Rev 2012;2:

CD008262.

     5. Effect of immediate and delayed cold water immersion after a high intensity

exercise session on subsequent run performance

Ned Brophy-Williams, Grant Landers and Karen Wallman

School of Sport Science, Exercise & Health, the University of Western Australia, Australia

Therapeutic Modalities For Sports Medicine and Athletic Training.William E. Prentice , Ph.D., A.T.C., P.T. sixth edition