Por Lic. Diego Mendez, CMP

La idea de este post es contarles la dinámica de trabajo del kinesiólogo que viaja con un tenista acompañándolo a los diferentes torneos, que es diferente al trabajo que realiza el kinesiólogo propio del torneo. Aquí el kinesiólogo solo tiene que ocuparse de un solo tenista.
El objetivo principal de la presencia del kinesiólogo en gira es mantener al jugador sano y recuperarlo de la forma más rápida posible entre un partido y otro. Dentro del combo de «mantener al jugador sano» entran una serie de tareas que no son estrictamente kinésicas, sino que muchas veces se comparten con el preparador físico (PF) o el entrenador, en caso de que no viaje ni el PF ni el kinesiólogo.
Pongamos como ejemplo el caso de un tenista top 50 que viaja siempre con un entrenador y que va alternando entre PF, kinesiólogo o psicólogo para sumar otra persona al equipo en gira que pueda aportarle un plus según la situación en la que se encuentre.
En esta ocasión, me toco acompañar a Leonardo Mayer en el inicio de la gira de polvo de ladrillo: Barcelona (ATP 500), Estoril (ATP 250) y Madrid (ATP MASTER 1000). La razón de mi presencia fue el concluir un tratamiento kinésico que estábamos realizando a causa de un dolor que presentaba el jugador en su cuádriceps izquierdo, quizás producto del partido maratónico que había jugado semanas atrás en la Copa Davis contra Brasil.
Cada club presenta comodidades diferentes para el trabajo y gimnasios acordes al tamaño y calidad del torneo, llegando a veces a tener muchísimos elementos y posibilidades como es el caso del torneo de Madrid.
Los días en gira se dividen en «hoy se juega», «mañana se juega» y el resto de los días en los que se entrena más tranquilo.
Los días previos a los partidos hay que tener cuidado en no sobrecargar el físico, tanto desde el gimnasio como desde los entrenamientos de tenis. Fuera de esto, son como cualquier día de entrenamiento.
Durante un día típico de entrenamiento, el kinesiólogo se debe ocupar de las entradas en calor antes de los entrenamientos de tenis, pudiendo utilizar estos momentos para hacer los ejercicios preventivos necesarios que van desde trabajos de core, excéntricos de rotadores externos de hombro, trabajos de movilidad y demás ejercicios que el tenista precise según las evaluaciones que le vamos realizando durante el año.
En el caso de que el PF nos haya mandado una rutina para hacer, deberemos ubicarla dentro del día de entrenamiento consensuando el momento con el entrenador y el jugador.
Otras tareas del kinesiólogo en gira incluyen la toma de los suplementos, la preparación de las bebidas de hidratación, los vendajes pre entrenamiento (en caso de que el jugador los utilice), la elongación post entrenamiento y, al final del día, el trabajo estrictamente kinésico de las molestias/dolores/sobrecargas que presente el jugador.
Tanto en gira, como en Buenos Aires, es muy enriquecedora la presencia del kinesiólogo en cancha, ya que nos permite vivenciar el estrés y las exigencias a las que son sometidas las estructuras musculo esqueléticas que presentan el síntoma o la sobrecarga, y podemos interactuar mucho más de cerca con el jugador, para juntos poder encontrarles la solución lo mas rápido posible y que su atención solo este dirigida a la pelota y no a su cuerpo.

Por Lic. Gonzalo Echegaray

1 ¿Por qué cree que ocurren las lesiones en la rodilla en deportistas que practican voley?

Uno podría suponer que el voley al no ser un deporte de contacto (salvo el que se puede dar en la red) el riesgo de sufrir determinadas lesiones es menor a otros. Pero los deportistas que practican voley realizan una gran cantidad de saltos, rápidos desplazamientos y cambios de dirección. Lo que implica un desafío para la estabilidad de las articulaciones y para la capacidad de las estructuras musculoesqueléticas de generar, transmitir y absorber fuerzas.

 

2 ¿Qué lesiones cree que afectan a la articulación de la rodilla de los jugadores?

Dentro de las lesiones por sobreuso encontramos las tendinopatías cuadricipital y rotuliana. Por otro lado también tenemos meniscopatías, lesiones ligamentarias (colaterales, LCA, LCP).

 

3 ¿Qué lesión piensa es la más frecuente en la rodilla de un jugador voley?

La tendinopatía rotuliana es la lesión por sobreuso de rodilla más frecuente en el voley. Seguramente su incidencia sea mayor a las meniscopatías, lesiones de ligamentos colaterales y LCA. Los jugadores que ocupan las posiciones de puntas, central y opuesto son los que más la presentan debido a la gran cantidad de saltos durante los partidos y entrenamientos.

 

4 Según usted ¿Cuál es el tratamiento kinésico más eficaz a la hora de rehabilitar una rodilla?

El tratamiento que se plantea depende de muchos factores, entre ellos, cual es la lesión y de aspectos inherentes a cada paciente. Por lo tanto, es imposible hablar de UN solo tratamiento eficaz. Lo que no debe faltar a la hora de planificar un tratamiento es un correcto diagnóstico, una exhaustiva evaluación para intentar determinar cuales fueron los desencadenantes de ese lesión. Así, a la hora de la rehabilitación modificarlos y evitar posibles recidivas.

Por ejemplo en una tendinopatía  rotuliana o rodilla de saltador, se deben tener en cuenta:

Aspectos del entrenamiento: cantidad de saltos, superficie de juego, posición que ocupa en el equipo.

Aspectos del gesto deportivo: mala mecánica, cómo es el aterrizaje del salto (a un pie o dos), momento de eversión o inversión de tobillo durante el mismo, si realiza esfuerzos en valgo durante la fase excéntrica (approach-takeoff), ángulo de flexión de rodilla al aterrizar.

Aspectos del deportista: ángulo Q, ROM dorsiflexión de tobillo, relación isquiotibiales/cuádriceps, flexibilidad muscular, posición de la rótula… Etc.

De esta manera identificar los factores de riesgo, desencadenantes y planificar el tratamiento más acorde para esa persona.

 

5 ¿Qué medidas de prevención aconsejaría a un jugador de voley para evitar lesiones en rodilla?

Las evaluaciones deportivas previas al comienzo de la temporada son muy útiles para la búsqueda de factores de riesgo o déficits en los deportistas. Así planificar las estrategias para evitar la aparición de lesiones.

La correcta dosificación del entrenamiento es fundamental para impedir la aparición de lesiones por sobreuso, por ejemplo la tendinopatía rotuliana en la rodilla.

Por Lic. Diamela Gomez

El ligamento cruzado anterior (LCA) constituye una estructura anatómica fundamental para la estabilidad biomecánica y funcional de la articulación de la rodilla. La ruptura del mismo es una lesión traumatológica muy frecuente que en la mayoría de los casos tiene lugar durante la ejecución de actividades deportivas. Afecta tanto a hombres como a mujeres, con una mayor incidencia de lesión en el sexo femenino.

La lesión puede generarse como resultado de un mecanismo directo (Ej. golpe sobre la rodilla en hiperextensión) o indirecto (Ej. rotación sobre la rodilla con el pie fijo en el piso encontrándose la misma en valgo forzado). Ésta última es la que más nos llega al consultorio, ese deportista que se lesiona realizando un cambio de dirección o un «amague».

Una vez diagnosticada la lesión estructural que se realiza clínicamente y se ratifica con una Resonancia Magnética Nuclear (RMN), deben considerarse las opciones de tratamiento que incluyen el abordaje quirúrgico para la reconstrucción del ligamento lesionado o bien el tratamiento conservador mediante la implementación de un plan de estabilidad funcional de rehabilitación.

Para la toma de decisiones en estos casos deben considerarse distintos factores individuales como:

  • El nivel de actividad deportiva: Profesional vs. Recreativo, y las expectativas de cada paciente para continuar con ella. Un deportista recreativo recreativo con buena estabilidad funcional puede optar por el tratamiento conservador, mientras que el jugador profesional optará casi exclusivamente por la cirugía ya que necesita retornar a la actividad lo antes posible y con la rodilla lo más estable posible por el nivel de exigencia.
  • La edad del paciente, considerando que en general los pacientes más jóvenes tienen niveles de actividad física elevados y esperan desarrollar su actividad deportiva por más tiempo, el tratamiento de elección será preferentemente quirúrgico. Aunque cada vez más la media se desplaza hacia arriba considerando que los programas preventivos y los avances en los métodos de entrenamiento permiten a pacientes mayores mantener altos niveles de actividad física.
  • Estabilidad clínica y funcional de la articulación de la rodilla (Lachmann test y Y Balance Test). Si el paciente falla en las pruebas de estabilidad y éste componente no puede ser compensado mediante el entrenamiento por la falla del sistema de estabilización articular resulta imperativo optar por un tratamiento quirúrgico.
  • Presencia de lesión de otras estructuras anatómicas (meniscos, ligamentos, cartílago articular). En este caso la inestabilidad con el consecuente compromiso funcional y el riesgo de desarrollo de patología degenerativa es mayor y el tratamiento de elección será quirúrgico.
  • Contexto socio-económico, laboral y familiar.

Por lo tanto la reconstrucción quirúrgica habitualmente se indica en:

  • Deportistas que desean mantener su nivel de actividad previo a la lesión y que no pueden «probar» una rehabilitación conservadora porque deben retornar a su actividad con rapidez.
  • Pacientes con gran inestabilidad articular con repercusión sobre la funcionalidad del miembro inferior.
  • Pacientes que presenten lesiones estructurales asociadas.

En casos de reparación quirúrgica es fundamental el inicio de un programa de rehabilitación preoperatorio temprano dado que para obtener mejores resultados es ideal que el paciente presente rangos de movilidad articular normales y una mínima reacción articular inflamatoria previo a la cirugía. El plan de rehabilitación postoperatorio es determinante respecto del éxito del tratamiento quirúrgico en todos los casos para lograr una correcta progresión y retorno a la actividad física.

En aquellos casos en que se decida continuar un tratamiento conservador, el paciente iniciará en forma precoz un plan de rehabilitación funcional que apuntará a estabilizar, fortalecer y devolver la funcionalidad al miembro inferior para lograr el retorno a la actividad física en condiciones óptimas.

Por Lic. Diego Mendez, CMP

Hoy en día con el boom del running a nivel mundial escuchamos muchas veces en la consulta esta pregunta: «¿Que zapatillas me compro? Me dijeron que XXX son las mejores»

Es una pregunta que parece simple pero, créanme, no lo es.

Comencemos desde el principio…

La primer gran división que tenemos que hacer es:

  • Amortiguación

Pronadores

Supinadores

Neutros

  • Minimalista

 

La gran diferencia entre una zapatilla con amortiguación y una sin ella se encuentra en la suela media. La suela puede dividirse en:

Externa. Es la encargada de mantener el coeficiente de fricción entre la suela y el terreno constante, por esta razon la suela debe ser mas «rugosa» si se corre en superficies más resbaladizas, y mas lisa si se corre en terrenos más rugosos. Entre estos dos extremos hay un crisol de posibilidades para elegir según la superficie sobre la que corramos.

Media. Aqui es donde se colocan las diferentes tecnologías de amortiguación y control de movimiento del pie (según el tipo de pisada).

Interna. Esta suela está en contacto con el pie y su objetivo es evitar que los arcos plantares se derrumben más de lo necesario.

Zapatillas FOTO 4

En un mundo ideal, esto sería así y nadie se lesionaría al correr. Todos mediríamos 170 cm, pesariamos 70 Kg, seriamos hermosos y nuestra unica preocupación sería si somos pronadores, supinadores o neutros.

 

Esta cientificamente comprobado que no hay una real disminución del riesgo de lesión si corremos con las zapatillas que coinciden con nuestra necesidad de pisada, sino que lo único que realmente disminuye el riesgo de sufrir lesiones es la utilización de una ortesis individualmente diseñada para cada corredor a partir de un estudio baropodométrico. Ésta ortesis reemplaza a la plantilla interna de la zapatilla que compramos. Por lo tanto, zapatillas para pronadores si somos pronadores? No

Zapatillas FOTO 1

Pasemos a la suela media. Necesitamos amortiguación? Hay teorías que exponen que a mayor amortiguación, mayor enérgicamente impactamos el suelo y que, sacando esa amortiguación, los apoyos serían mas gentiles. Algo de cierto hay…

Los más importante para saber cuanta amortiguación necesitamos es evaluar la técnica de apoyo durante la carrera. Si naturalmente mientras corremos apoyamos con la parte delantera del pie, podremos utilizar zapatillas con poca y hasta sin amortiguación, las famosas minimalistas. Si somos de los que «talonean», primero debemos recorrer un largo camino de cambio de técnica en la carrera previo a la compra de las zapatillas minimalistas. Lo que caracteriza a este tipo de calzado es el «heel to toe drop» u «offset» que tienen, que es la caída de la altura de la suela que hay desde el talón (mas altura) al arco transversal anterior (menos altura). En las zapatillas minimalistas este valor es menor a 6 mm, llegando a llamarse barefoot cuando el valor es 0 mm.

Zapatillas FOTO 2

Los estudios marcan que los corredores con una tecnica de apoyo anterior presentan menor stress a nivel de la rodilla (que es la región que mayor porcentaje de lesiones presenta en corredores), requiere menor rango articular y demanda menor consumo de oxigeno al correr (VO2). Pero presten atención!! NO REALIZAR EL CAMBIO DE TECNICA DE FORMA APRESURADA, ya que correremos riesgo de sufrir lesiones por stress a nivel metatarsiano, entre otras.

Zapatillas FOTO 3

 

Entonces, que compro? A grandes rasgos…

  • Si corres con un apoyo anterior: Zapatillas minimalistas
  • Si corres con un apoyo posterior: Zapatillas con amortiguación (Consejo: trabaja con paciencia sobre tu técnica de carrera para prevenir lesiones y mejorar tu rendimiento)

 

  • Si tenes una pisada pronadora/supinadora/neutra: Zapatillas neutras y realizate un estudio baropodométrico para ver si necesitas ortesis plantares (plantillas).
  • Si corres trail: Zapatillas con suela con relieves más pronunciados
  • Si corres en cemento: Zapatillas con suela con relieves más superficiales